6 símbolos de Madrid

Madrid, capital de España, es una ciudad abierta a Europa, y por eso mismo va construyendo su identidad a golpe de símbolos. Una de las características que más enriquecen las ciudades no dejan de ser aquellos elementos que las hacen únicas y las diferencian de las demás ciudades del mundo. En el caso de Madrid, hay suficientes candidatos de rincones y elementos diferentes y únicos como para escribir varias entradas, por eso, mejor resumir en 6 símbolos de Madrid que seguro te van a gustar y pensarás que son lo mejor de esta ciudad:

madrid-metro-gran-via

  1. El logo del metro: muchas ciudades del mundo han escogido con sumo cuidado la tipografía y simbología de sus metropolitanos, ya que sin duda es uno de los elementos que da más carácter a la mayoría de ciudades, en el caso de Madrid, el logo del metro también es único, y para muchos representa a la ciudad.
  2. Cibeles… o Neptuno: las dos grandes fuentes de la capital se han hecho famosas por las celebraciones de los dos principales equipos de fútbol de la ciudad.
  3. El Palacio Real: símbolo de la monarquía española, es quizá un elemento único que no puede compartir con ninguna otra ciudad del mundo,y por tanto muy representativo.
  4. Las torres inclinadas: un elemento moderno que ha traspasado fronteras y es el símbolo del desarrollo moderno y económico de la ciudad en los últimos 20 años. Uno de los símbolos de Madrid que más destacan.
  5. Los leones: no podían faltar los dos grandes leones que guardan el edificio de las cortes generales de España, algo que vale la pena tener en cuenta y que también a través de los años se ha ido convirtiendo en un elemento imperturbable de la propia ciudad.
  6. Puerta del Sol: el kilómetro número 0 de todas las carreteras radiales de España, también es uno de aquellos símbolos de Madrid que llaman la atención por encima de los demás que podríamos contar de la capital de España.

El oso y el madroño de Madrid

450px-001626_-_Madrid_(4237368207)Uno de los símbolos que más gusta a los madrileños es el oso y el madroño, pero realmente son muchas las diferentes teorías sobre el origen de este escudo tan peculiar. Aunque es evidente que la idea principal a la hora de crearlo era demostrar por una parte la seriedad de una ciudad en auge, como lo hacían por el mismo momento otras ciudades de toda Europa, y por otro crear una diferenciación clara con otras ciudades o instituciones del lugar.

Por eso, las multipliques explicaciones sobre el oso y el madroño son diversas y extrañas. Una de ellas, y por su facilidad y simpleza seguramente será la más real, explica que fue el consejo municipal el que lo ideó para diferenciarse de las posesiones de la iglesia, y ya que en la zona había muchos madroños y el oso demostraba fortaleza y determinación (como por ejemplo en el escudo de Berlín) pues optaron por él. Otras teorías hablan de relaciones por los propietarios cercanos de fincas de este tipo de árbol, así como otras más relacionadas con la reconquista y los musulmanes, esta en particular, habla de cómo se pensó en Madrid como el inicio de muchas conquistar en el sur, pero parece poco cierta, ya que en su momento Madrid no tenía casi importancia como para ser ese símbolo.

Sea como fuere, la verdad es que en la actualidad el oso y el madroño es uno de los símbolos que más gustan a los madrileños, de hecho es habitual que muchos lleven a sus visitantes a ver la gran escultura que existe en la Puerta del Sol, y que hace las delicias ante todo de los más pequeños del lugar, también podemos encontrar el oso y el madroño en muchos símbolos y lugares de la propia ciudad, parece ser que los propios habitantes de la ciudad le tienen un cariño especial.

Más concretamente, el oso y el madroño está formado por un oso rampante sobre un madroño arbutus unedo), rodeado de una orla con siete estrellas de cinco puntas y todo ello con una corona, todo un escudo para una gran ciudad como Madrid.